Skip to content

6 bebidas refrescantes para cuidar tu salud intestinal

"Algunas bebidas de los más refrescantes, libres de alcohol y azúcares añadidos, nos mantendrán correctamente hidratados y además cuidarán de nuestra salud intestinal y bienestar general".

Empieza a notarse el verano. Suben las temperaturas, pasamos días de sol y playa, y practicamos deporte al aire libre. Ahora, más que nunca, nuestro cuerpo necesita una buena hidratación.  El agua es la bebida por excelencia y la más saludable para mantenernos hidratados. Sin embargo, no es la única opción y podemos alternarla con otras bebidas para disfrutar de un verano con todo el sabor.

Os proponemos algunas bebidas de los más refrescantes, libres de alcohol y azúcares añadidos, que nos mantendrán correctamente hidratados.

El agua, la bebida por excelencia

  • Agua con fruta fresca

El agua es la bebida más saludable que podemos consumir. Puedes darle un toque más atractivo añadiéndole trozos de la fruta que más te guste. Otra opción, es la pepinada, que consiste en añadir al agua un poco de jugo de limón, un pepino grande cortado en rodajas y batir. También puedes utilizar agua con gas, cuyo ácido carbónico ayuda a estimular la secreción de los jugos gástricos. Sin embargo, ni el agua con gas ni cualquier otra bebida deberá sustituir al agua natural en su totalidad. Por tanto, recuerda alternarlas.  Además, el agua con gas no es para todo el mundo: las personas que sufren de reflujo esofágico, hernia de hiato o acumulación de gases en el estómago, deberían evitarla.

Bebidas llenas de vitaminas

  • Smoothies caseros

Estas mezclas de yogur o leche y nuestras frutas favoritas, nos permiten disfrutar de una bebida refrescante con infinitas combinaciones. Ricas en vitaminas y minerales, también lo son en azúcares naturales y energía, por lo que conviene ajustar su consumo a nuestro nivel de actividad física. Un buen momento para disfrutarlas puede ser el desayuno, la merienda o tras el ejercicio físico.

  • Bebidas vegetales sin azúcares añadidos

Aquí tenemos un sinfín de opciones: bebidas de coco, almendras, arroz, avellana, soja, etc. Tómalas bien frías y asegúrate de elegir opciones sin azúcares añadidos. Estas bebidas suelen ir enriquecidas en vitaminas y minerales.

  • Agua de piña o de papaya

Tanto el agua de piña como el agua de papaya son una excelente opción para hidratarse. Tienen un sabor rico y refrescante y, en el caso del agua de piña, un toque de acidez irresistible. La piña contiene bromelaina y la papaya de papaína. Ambas, son enzimas capaces de digerir las proteínas de origen animal.

Bebidas fermentadas

Más allá del conocido yogur líquido con bifidobacterias y lactobacilos, existen otras bebidas que contienen microorganismos beneficiosos para nuestra microbiota, la cual desempeña un papel importante en nuestra salud intestinal y bienestar general.

  • Kéfir

Se puede elaborar kéfir de agua y kéfir de leche a partir del hongo que lleva el mismo nombre. Una vez tenemos nuestro kéfir, podemos consumirlo sólo o preparar smoothies con él. Le va bien el agua de coco, las fresas, la piña, la sandía y la menta, entre otras muchas opciones. De esta manera, añadirás vitaminas y fibra a tu bebida de kéfir.

  • Kombucha

Se trata de una bebida fermentada elaborada a partir de un cultivo simbiótico de bacterias y levaduras, té negro o verde y azúcar. Durante el proceso de fermentación, el té gana en probióticos, lo que contribuye a mantener en buen estado de nuestra microbiota intestinal. Para mantener sus propiedades, no debe estar pasteurizado.

Ahora ya puedes tomar bebidas refrescantes en verano que también te ayuden a cuidar tu salud intestinal. ¡Di adiós a los refrescos! Además, os recordamos que es importante mantener una rutina donde los hábitos saludables sean protagonistas.  Distribuir de manera adecuada las diferentes comidas del día, respetar las horas de sueño y descanso, y mantenerse activos y optimistas.

Nueva llamada a la acción

Comentarios