Skip to content

Frutas ideales para tu microbiota

La salud de nuestra microbiota intestinal influye en nuestra salud digestiva, en nuestro sistema inmunitario, en la aparición de enfermedades crónicas e incluso en la salud mental y emocional.

La alimentación tiene un papel fundamental en la composición y funcionamiento de la microbiota intestinal. Es importante llevar una alimentación equilibrada y variada. La fibra es esencial para estimular el proceso de producción de las bacterias del intestino, y es igualmente importante para la salud y la función digestiva.

Por este motivo, aquí te dejamos cuatro frutas diferentes con alto contenido en fibra

Plátano

Es un alimento prebiótico, gracias a su contenido en fibra. Esta pasa a través del tracto gastrointestinal y permanece intacta. Una vez que atraviesa el intestino delgado, llega al colon donde es fermentada por la microbiota intestinal y se convierte en el alimento de un grupo concreto de especies bacterianas beneficiosas para la salud, ayudando a su crecimiento y actividad.

Receta saludable:

Smothie de arándanos y plátano: receta muy sabrosa, y sencilla. Lavamos todos los ingredientes y los batimos en el vaso de la batidora. Decoramos con arándanos, y listo.

  • 200 g arándanos.
  • 1 plátano.
  • 30 g copos de avena.
  • Un yogur natural.
  • 15 arándanos para decorar.

 

Arándanos

Según una investigación de la Universidad de Massachusetts Amherst en EEUU, los carbohidratos presentes en esta fruta aportan numerosos efectos beneficios para la microbiota intestinal, ayudan a diversificar nuestras bacterias intestinales. Destruyen las bacterias intestinales dañinas, y también nos aportan alto contenido en fibra.

Receta saludable:

Mousse de arándanos: Receta muy sencilla. Batimos todos los ingredientes en la batidora, y listo.

  • Arándanos congelados o frescos.
  • 150 g bebida de coco.
  • 100 g esencia de vainilla.
  • 30 g almendra laminada tostada.

 

Manzana

Contienen pectina, un tipo de fibra soluble que sirve de alimento para las bacterias beneficiosas de la microbiota intestinal, por lo que se considera un alimento prebiótico.

La ingesta de manzana altera significativamente las cantidades de dos bacterias (Clostridiales y Bacteriodes) en el intestino grueso. Como resultado de estos cambios bacterianos, también se modifica el metabolismo del intestino grueso, lo que proporciona grandes beneficios para la salud digestiva.

Receta saludable:

Helado de manzana: para elaborar esta receta solo tenemos que asar las manzanas en el horno. Y posteriormente, batir todos los ingredientes en la batidora.

  • 2 manzanas.
  • Dos yogures naturales.
  • Una cuchara de canela o esencia de vainilla.

 

Piña

Contiene bromelina, enzima que ayuda a la digestión de las proteínas presentes en los alimentos, y refuerza la microbiota intestinal, actuando en contra ciertas bacterias patógenas y parásitos. Es rica en fibra, por lo que ayuda a la absorción de grasas dando sensación de saciedad.

Receta saludable:

Batido de piña y jengibre: Este batido saludable está repleto de vitaminas, y te ayudará a obtener una gran cantidad de nutrientes.

 

  • 2 tazas de piña congelada en trozos.
  • 1-2 cm de jengibre pelado, partido en trozos.
  • 3 tazas de berros, espinacas o kale.
  • 1/2 lima o más al gusto.
  • 1/2 taza de agua.

 

Cerezas

Las cerezas son ricas en hidratos de carbono, principalmente azúcares simples. Casi el 85% de su composición es agua, lo que le confiere propiedades diuréticas y depurativas. Además, aportan fibra, que mejora el tránsito intestinal.

Las cerezas presentan una alta densidad nutricional. Contienen vitamina C, A y vitaminas del grupo B. El mineral más abundante que presentan es el potasio, seguido del fósforo, magnesio y calcio.

Receta saludable: Gazpacho de cerezas

  • 500 g. de tomates rojos bien maduros.
  • 1/2 pimiento rojo grande
  • 1 diente de ajo pequeño sin el germen
  • 50 g. de cebolleta o cebolla
  • 250 g de cerezas

En conclusión, cuidar de nuestra salud intestinal puede ayudar a cuidar de manera significativa de la salud de prácticamente todo nuestro cuerpo, desde nuestro intestino a nuestro sistema inmunitario, y radica en nuestro estado de ánimo.

Comentarios