Skip to content

Personalizar el plan de alimentación con el test de microbioma

Esta semana entrevistamos a  Jose Luis Díaz, dietista- nutricionista de KiBiNi  que comparte la experiencia de trabajar con los resultados del test de microbioma del proyecto 39ytú para una nutrición personalizada de precisión.


 

¿Qué es el microbioma?

El microbioma es el material genético del conjunto de microrganismos que habitan en nuestro cuerpo. Es en nuestro intestino, donde habita una gran cantidad de estos microorganismos, tanto favorables como desfavorables para nuestra salud. Obviamente nuestro organismo se va a encargar de que el equilibrio de los favorables predomine. Pero existen situaciones en los que se puede ver alterado: por sedentarismo, estrés, consumo de ciertos medicamentos (donde se incluyen los antibióticos) y por supuesto por nuestra alimentación.

 

¿Cómo influye la alimentación en nuestro microbioma?

En nuestro organismo, nos acompañan unos 100 billones de bacterias, con 3000 a 5000 clases diferentes. Esto quiere decir que portamos más ADN (microbioma) ajeno que el nuestro propio. Todo el conjunto de estos millones de microorganismos es nuestra microbiota, y al igual que nosotros, tiene que alimentarse para sobrevivir.

Por este motivo desde los primeros momentos de nuestra vida, la alimentación va a influir en la variedad y diversidad de nuestra microbiota. El periodo de lactancia, va a determinar la microbiota que el niño va a tener y a medida que van pasando los años se va a ir asentando de una manera estable. Con nuestra alimentación, debemos aportar los nutrientes necesarios para que las bacterias beneficiosas que portamos crezcan y vivan en un equilibrio saludable. Es la fibra, sobre todo la soluble, el nutriente preferido por nuestra microbiota. Por eso, tomar fruta y verdura variada es tan importante, es donde está la mejor fibra para mantener este buen equilibrio.

Si la alimentación no es adecuada, y damos a nuestro organismo alimentos malsanos con déficit de nutrientes y altamente procesados, contribuiremos a un desequilibrio de nuestro microbioma. Por esto, ya no solo por nuestra propia salud, por la salud de los “bichitos” que nos acompañan, hay que evitar grasas procesadas e industriales, azúcares y harinas refinados, no abusar de alimentos con aditivos emulgentes que rompen la barrera intestinal y reducir el consumo de grasas saturadas.

Si el conjunto de los microorganismos del tracto digestivo es saludable, ellos mismos nos van a alimentar y nutrir. Esto es, porque se encargan de fermentar la fibra que nosotros comemos por medio de la fruta y la verdura principalmente, y en este proceso se generan ácidos grasos de cadena corta, se produce vitamina K y B12, su buen equilibrio va a estar relacionado con una mayor capacidad en la absorción del hierro y el calcio en el colón, van a contribuir a una barrera intestinal no permeable, entre otras funciones esenciales para nuestra salud.

Y por supuesto, la alimentación, donde se incluye la hidratación, va a ser decisiva si ya se ha producido una alteración de nuestra microbiota. Por medio de pautas y tratamientos nutricionales se van a mejorar síntomas como diarrea, distensión abdominal o sensación de abdomen hinchado, estreñimiento, digestiones pesadas, gases, dolor abdominal, intolerancias a ciertos azúcares fermentables, colon irritable… Una persona que tenga un diagnostico médico tras padecer síntomas intestinales, puede acudir al dietista-nutricionista, que es el especialista para estos casos, para que de manera individual y personalizada le paute el mejor tratamiento dietético y así mejorar sus síntomas. De todas formas, cualquier persona, pude seguir pautas de alimentación saludable de manera preventiva.

¿Cómo te puede ayudar el test de microbioma en tu consulta?

Precisamente como cada vez existe más evidencia científica de que la alimentación influye en la calidad final de nuestra microbiota intestinal, que es la que se analiza a fondo en este test, a mí como nutricionista me sirve como una poderosa herramienta para dar pautas mucho más precisas a la hora de realizar un tratamiento nutricional personalizado.

Sabiendo que tipo de bacterias están en mayor o menor presencia es más fácil recomendar los alimentos que sirvan como alimento (prebiótico) a las bacterias que estén en menor proporción, para que sobrevivan y crezcan.  Y sí, para esto ya hay gran cantidad de probióticos encapsulados que hacen esta función, pero como están obligados a declarar: tienen efecto siempre que se siga una alimentación saludable. Incluso tomando estos probióticos,  hay que llevar una alimentación concreta.  En este punto, el test también juega un papel importante, ya que, si una persona está tomando durante un tiempo un determinado probiótico y siguiendo una alimentación saludable, con el vamos a comprobar el estado actual de nuestra microbiota intestinal para ver si ya está totalmente restablecido.

¿En qué caso se recomienda el consumo de probióticos?

La mayoría de laboratorios, tienen una línea destinada a la mejora de nuestra flora intestinal, por medio de una gama de complementos alimenticios a base de prebióticos, probióticos o simbióticos en general. Lo cual está muy bien. Pero ideal es que su consumo no sea por iniciativa propia. En el mejor de los casos, cuando se ha acudido a un profesional de la salud, vamos responder a preguntas cómo: ¿Se te hincha el estómago?, ¿tienes malas digestiones?, ¿presentas trastornos intestinales?, ¿estreñimiento, diarrea…?, ¿Qué medicación has estado tomando?..., entre otras muchas preguntas, cuyas respuestas, por nuestra experiencia y atendiendo a los datos que arrojan los estudios científicos, podemos interpretar y más o menos recomendar el complemento que mejor se adapta a la sintomatología concreta y el tratamiento nutricional adecuado.

El futuro de la salud, pasa por un sistema de salud preventiva. Y un uso a tiempo de ciertos simbióticos, bien recomendados es un gran avance. El test de microbioma, también ayuda al profesional de la salud a tomar mejores decisiones de prescripción o recomendación de estos productos.

¿En qué caso recomendarías realizar un test de microbioma?

Si se tiene sospecha de que los trastornos digestivos (que pueden ser muy diversos), se deben a un desequilibrio en la microbiota intestinal, recomiendo totalmente realizarse el test de microbioma de 39ytú. Lo primero porque está basado en la evidencia científica ya que está diseñado y avalado por estudios de prestigio internacional.  Además, los resultados se analizan en uno de los mejores laboratorios de medicina molecular de España. Y lo segundo, porque estos resultados se ofrecen de manera muy estructurada, según la presencia, ausencia, abundancia o déficit de distintos microorganismos asociados a distintos estados de salud, lo cual facilita su comprensión.

Los resultados divididos en bloques que engloban las afecciones más comunes: regularidad intestinal, disconfort digestivo, disconfort intestinal, colesterol, control de glucosa y sistema inmunitario. Así de un solo vistazo se observa sobre que diana actuar y pautar de una manera mucho más eficaz un tratamiento nutricional. Por ejemplo, que los resultados advierten de que el desequilibrio microbiano está afectando al disconfort intestinal. Yo ya sé que tengo pautar los mejores alimentos para solucionar esta situación y enfocar la dieta de una persona a unos hábitos determinados que mejoren su estado de salud. En definitiva, con los resultados del test vamos a tiro hecho, para pautar los menús de la dieta de forma mucho más personalizada y efectiva.

Comentarios