Skip to content

Salud intestinal y sueño. Una relación bidireccional

La metagenómica nos permite analizar de forma sistemática el microbioma de nuestro cuerpo, dando lugar a una serie de hallazgos que evidencian que nuestras bacterias (microbiota) contribuyen a modular muchas de nuestras funciones corporales.

En concreto, la microbiota intestinal tiene una enorme influencia sobre la salud del sistema inmunológico, la función cerebral, el equilibrio hormonal y el estado de ánimo, entre otros. Tal es el control sobre las diferentes funciones corporales, que se ha ganado el título de "segundo cerebro".

Se han demostrado correlaciones muy claras entre la diversidad y el tipo de bacterias intestinales y determinadas patologías.

Nuestra microbiota influye en la calidad de nuestro sueño y viceversa

Los patrones de sueño y el sistema digestivo se relacionan de manera bidireccional. Se influyen mutuamente en ciclos sinérgicos o antagónicos.

Hallazgos recientes muestran que el ritmo circadiano y la microbiota intestinal están conectados directamente.

Nuestra microbiota sincroniza su ritmo circadiano con el nuestro. Alteraciones del sueño como el jet-lag perturban el microbioma y, a su vez, el metabolismo de nuestras bacterias intestinales es capaz de modular nuestro ritmo circadiano.

Concretamente, la apnea obstructiva del sueño y la privación de sueño, alteran las bacterias intestinales con consecuencias diversas para nuestro cuerpo. De este modo, todo parece indicar que cuidar a nuestro intestino ayuda a cuidar de nuestro sueño, y viceversa.

Cómo mejorar la microbiota intestinal y el sueño

Te proponemos algunas pautas sencillas para abordar la falta de sueño y favorecer la salud intestinal.

  1. Asegurar una adecuada ingesta de vitamina D a través de la exposición solar responsable y una correcta alimentación.
  2. Mantener una dieta saludable.
  3. Incluir en tu dieta probióticos y prebióticos.
  4. Reducir los niveles de estrés.
  5. Seguir unos horarios regulares de sueño y comidas.
  6. Realizar ejercicio físico con regularidad, evitando las 2 horas previas al sueño.

Bibliografía

The Role of Microbiome in Insomnia, Circadian Disturbance and Depression

Joël Doré, Magnus Simrén, Lisa Buttle and Francisco Guarner - Hot topics in gut microbiota - United European Gastroenterol J. 2013 Oct; 1(5): 311–318. doi:10.1177/2050640613502477.

Valeriy A. Poroyko, Alba Carreras, Abdelnaby Khalyfa, Ahamed A. Khalyfa, Vanessa Leone, Eduard Peris, Isaac Almendros, Alex Gileles-Hillel, Zhuanhong Qiao, Nathaniel Hubert, Ramon Farré, Eugene B. Chang & David Gozal - Chronic Sleep Disruption Alters Gut Microbiota, Induces Systemic and Adipose Tissue Inflammation and Insulin Resistance in Mice - Scientific Reports 6-35405 (2016). doi:10.1038/srep35405.

Christian Benedict, Heike Vogel, Wenke Jonas, Anni Woting, Michael Blaut, Annette Schürmann and Jonathan Cedernaes - Gut microbiota and glucometabolic alterations in response to recurrent partial sleep deprivation in normal-weight young individuals - Mol Metab. 12:1175–1186. (2016) doi:10.1016/j.molmet.2016.10.003.

Michael J. Breus - Unlocking the Sleep-Gut Connection – The Huffington Post

 

 

 

Comentarios