Skip to content

Los probióticos contribuyen a reducir el colesterol

La combinación de una dieta equilibrada y probióticos nos permite regular los niveles de colesterol plasmático, mitigar las consecuencias del malestar intestinal y ser un coadyuvante de la dieta sin gluten en celiacos.

Regular el colesterol con probióticos

Las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de fallecimiento en hombres y mujeres mayores de 45 años. La reducción de los niveles de colesterol y la supresión de hábitos de vida perjudiciales como el tabaquismo y el sedentarismo, son elementos fundamentales para reducir la probabilidad de sufrir alguna enfermedad cardiovascular.

El colesterol es necesario en el organismo, aunque un exceso de esta sustancia puede derivar en problemas cardiovasculares. El consumo de una alimentación saludable junto al consumo de probióticos contribuyen a reducir los niveles de colesterol en sangre. Diversos estudios realizados han demostrado los efectos positivos de algunas cepas probióticas específicas como Lactobacillus plantarum  LP LDL para moderar la absorción del colesterol. Existen, por tanto, evidencias sobre los beneficios de los probióticos.

Los probióticos en una dieta sin gluten

Otros probióticos han evidenciado su interés en personas celíacas. Sus cualidades han quedado demostradas como protector ante transgresiones accidentales de la dieta sin gluten. Las personas que siempre deben estar bajo una dieta sin gluten, en ocasiones (especialmente en comidas fuera del hogar), se pueden ver expuestas a una contaminación accidental cruzada de trazas de gluten. En estos casos, la solución nutricional del probióticos Bifidobacterium longum ES1 y la enzima Tolerase G pueden actuar como protectores para evitar los efectos sobre el intestino y ayudar a reforzar la microbiota intestinal.

La ingesta de probióticos se encuentra estrechamente relacionada con la regularidad del tránsito intestinal. Los probióticos ejercen un efecto beneficioso sobre la flora microbiana en el intestino, corrigiendo los desequilibrios que pueden generar por ejemplo, el estrés, los malos hábitos alimenticios, la ausencia de actividad física o el consumo de antibióticos y medicamentos.

La combinación de una dieta equilibrada y probióticos nos permite regular los niveles de colesterol plasmático, mitigar las consecuencias del malestar intestinal y ser un coadyuvante de la dieta sin gluten en celiacos.

Comentarios